El nuevo pareto de la complejidad – de los fierros a las emociones

Posted on

Concretar un proyecto no es fácil, que duda cabe. Pero es realmente más difícil ahora que siempre? No, solo que las dificultades son de naturaleza distinta.
El proyecto de Agrosuper en Freirina no ha sido más difícil que el viaducto del Malleco. La complejidad se compone diferente.

En otras palabras, si se construye un algoritmo para explicar la complejidad que condiciona los proyectos, el 80/20 ha ido variando en el tiempo. De hecho, el 80/20 es ahora el 20/80, y quienes entienden este nuevo Pareto ponen de pie nuevos proyectos. Los otros, se sumen en crisis.

Hace más de un siglo, al menos el 80% de la complejidad de la construcción del Viaducto del Malleco se explicaba por 2 variables de tipo ingenieril. Este logro épico de unir dos puntos de tierra separados por más de 100 metros se consiguió con fierros e ingeniería; estas dos variables fueron suficiente para lidiar con esta complejidad.

Debieron pasar 100 años, para que estas variables (fierros e ingeniería) perdieran peso y dejaran de explicar el 80% de la complejidad de los proyectos. En los últimos 30 años, los proyectos han debido considerar sucesivas oleadas de nuevas variables ambientales; luego sociales y en el presente, hasta emocionales. O alguien duda de que los actuales éxitos o fracasos de los proyectos tengan que ver con las emociones de ejecutivos y la comunidad. La relación de CAP con la comunidad de Huasco es, en esencia, una “sopa de emociones”.

Al presente, la ingeniería probablemente no explica mas del 20% de la complejidad que condiciona las operaciones de ENEL, CMPC y CGE. Es tema resuelto a esta altura. Commodity. Lo ambiental, en su mayoría también. Lo social y en especial lo emocional, marca el nuevo peso en los modelos que explican la complejidad que condiciona los proyectos.

Las crisis actuales encuentran su mayor explicación en la soberbia de empresas y ejecutivos (“lo hemos hecho antes y por qué no nos va a resultar ahora”); en los estancos de poder e información de gerencias; en la desconfianza y resentimiento de la comunidad. Así, los proyectos exitosos son gestionados por ejecutivos humildes, compasivos y de escucha generosa.

El contexto de los proyectos está cambiando a una velocidad impresionante. Probablemente algunos ejecutivos desearían “parar el mundo para bajarse” y poder entender mejor lo que ocurre. Pero no hay tiempo, porque los accionistas piden “resultados”. Haga un ejercicio simple: Pregúntense cuales son las principales variables que componen la complejidad de su proyecto, desde aquellas clásicas (normas a cumplir, por ejemplo), hasta elementos impensados como la forma en que se comunican o incluso el ego de los ejecutivos a cargo. Es posible que se dé cuenta que aún no se hayan adaptado al nuevo 20/80.

Juan Pablo Cerda

Socio Fundador TECO Group.